miércoles, 23 de marzo de 2011

Tokio aconseja que los niños no beban del grifo por la radiactividad


Las autoridades de Tokio han aconsejado que los niños no beban agua del grifo tras haber hallado niveles de yodo radiactivo superiores al límite aconsejable para el consumo en el caso de menores.
Según ha informado este miércoles la televisión estatal NHK, la radiación ha sido hallada en una depuradora de agua del norte de Tokio, por lo que el Gobierno metropolitano ha pedido a los padres que no suministren agua del grifo a sus hijos.
Las autoridades de Tokio han detectado una concentración de yodo de 210 becquerel por kilo en la planta de Kanamachi, que surte al centro y oeste de la ciudad más poblada del mundo, por encima del límite de 100 becquerel por kilo considerado seguro para los menores.
Según el Ministerio japonés de Educación y Ciencia, el límite de yodo en el agua corriente, en el caso de los adultos, es de 300 becquerel por kilo. El pasado sábado, el Gobierno japonés reconoció que se habían detectado indicios de yodo radiactivo en el agua de Tokio y sus alrededores, aunque en niveles muy por debajo del límite legal, informa Efe.
Sin embargo, las autoridades niponas han vuelto a pedir calma y, a pesar de las recomendaciones del ayuntamiento de Tokio, han asegurado que el consumo de agua del grifo de la capital nipona no supone ningún riesgo inmediato para la salud, ni en el caso de los bebés, y que los adultos pueden beberla sin problemas.
Prohibición de alimentos de la zona
Este miércoles, el Ejecutivo también ha recomendado no consumir verduras como espinacas, brécol o col producidas en la provincia de Fukushima (noreste de Japón), donde está localizada la planta nuclear en la que se lucha por contener la radiación desde el seísmo del día 11.
Además, ha pedido no consumir leche y perejil de la vecina provincia de Ibaraki, en las que también se han hallado materiales radiactivos superiores a lo normal. Según Yukio Edano, portavoz del Ejecutivo japonés, se trata de una medida de precaución.
Desde el fin de semana, se han sucedido las noticias sobre muestras de radiactividad en agua y en cultivos cercanos a Fukushima, aunque en niveles más bajos y, por tanto, sin efecto sobre la salud al consumirlos en cantidades normales.
El lunes, no obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho este lunes que se trata de un problema más serio de lo que se pensaba hasta ahora y que no es un problema localizado.
Estados Unidos ha prohibido en las últimas horas la importación de determinados alimentos de cuatro provincias del noreste de Japón.

fuente: rtve.es